Muchos empresarios todavía no confían en el poder de las redes sociales para incrementar los beneficios de su compañía, piensan que es un lujo al alcance de las grandes empresas, sin embargo, en este post vamos a demostrar la importancia de la presencia en redes sociales de las PYMES y por supuesto de la necesidad de un buen gestor de comunidad.

La importancia del community manager

La importancia del community manager

Vivimos inmersos en el mundo online a través de gatgets como: móviles, tablets, portátiles, ordenadores portátiles e incluso relojes. Esta democratización del acceso a internet viene propiciada por el descenso del precio tanto de la conexión como de los propios gatgets. Esto ha provocado que cada miembro de la familia tenga su propio dispositivo con conexión y que el consumo se individualice y por tanto se personalice.

Junto con la revolución tecnológica y el cambio en la forma de consumo, internet también ha evolucionado desde sus comienzos, si en un principio la web 1.0 solo servía para el consumo unidireccional de los generadores de contenido hacia un escaso público generalmente científico en busca de información. Se evolucionó hacia la web 2.0 dónde las páginas de internet empiezan a permitir un intercambio de opiniones gracias a la aparición de foros de debate. Ahora caminamos hacia la web 3.0 o web semántica, dónde es tan común el intercambio de opiniones como la generación de contenido por cualquier usuario.

Adaptarse empresarialmente esta nueva era digital, supone que la empresa debe estar dónde está el cliente, es decir, en el mundo online, primero como presencia con web propia pero también en las redes sociales como facebook, twitter, youtube, Tumbr, dónde ya están más de 17 millones de españoles.

Otro dato a tener en cuenta es que en las redes sociales, a diferencia de la publicidad offline, es una publicidad bien recibida por un 52% de los usuarios. Además  el 70% declara que las redes sociales influyen en su decisión de compra, según una encuesta de Interactive Advertising Bureau.

Ahora que somos conscientes de la necesidad de estar en la red, también debemos ser conscientes de la necesidad de que alguien gestione estas plataformas, es decir, un Community Manager, cuya función sea gestionar la relación entre la empresa y la comunidad de clientes a través de las redes sociales: un profesional que no solamente sepa el funcionamiento de la plataforma sino que sepa cómo dirigir la comunidad: incrementando los seguidores, redireccionando a los potenciales clientes hacia nuestra web, incitando a la participación, respondiendo dudas y sobre todo midiendo los resultados para que los me gusta y los comentarios se conviertan en beneficios económicos.

También debe saber cómo interactuar con los usuarios, midiendo las palabras, sabiendo cómo se actúa frente a una crisis y saber cómo reaccionar ante los trolls.

En definitiva, ya no vale sólo con estar presentes en Google, también tenemos que destacar en redes sociales.