Leyendo famoso libro de Philip Kotler “Los 10 pecados capitales del marketing” (Deusto, 2004) Me puse a pensar sobre cuáles serían los pecados capitales de los gestores del Marketing Digital.  Se me han ocurrido estos siete, relacionándolos con los 7 pecados capitales ¡Espero que os guste el post! Si se os ocurre otro o alguno más ingenioso, dejádmelo en comentarios 😉

 La soberbia: Pensar que por tener muchos seguidores o likes tu trabajo está hecho. Es cierto que un amplio número de seguidores anima a cualquiera pero no debemos olvidar que lo más importante son las macroconversiones, es decir, que todos estos seguidores realicen una compra, una suscripción, se descarguen un archivo… Por lo tanto, enorgullecernos de un número y creernos superiores a la competencia por superarles en número de seguidores, sin saber cuál es su ratio de conversión, es una gran tontería.

La lujuria: Sobornar a los todos los influencers para que hagan una buena reseña del producto. Ese gusto que nos da saber que hablan bien de ti todos los youtubers famosos es proporcional a la ira de muchos usuarios que ya saben cómo funciona este mundo y saben que están todos comprados. Seducir a todos puede tener consecuencias nefastas.

La avaricia: Hacer lo que sea con tal de tener muchos suscriptores, aunque sea mediante engaños, falsos libros o falsas promesas, molestos pop ups… Al final, es tan fácil pulsar el botón de seguir como dejar de seguir, por lo que todas las estratagemas de la avaricia sólo servirán para generar mala imagen.

La pereza: No actualizar el blog a menudo. Aunque parezca sencillo, escribir unas cuantas palabras sobre un tema concreto, cuando ya llevas muchos post y no se te ocurre nada nuevo que contar se convierte en una pesadilla. La originalidad es un factor esencial para mejorar el SEO, pero los quehaceres diarios ocupan mucho tiempo y las ideas no se plantan en ninguna maceta. Ánimo con esa pereza y que la inspiración te pille trabajando 😉

La envidia: Copiar. Eso está muy feo. Probablemente encontrareis este post en muchas páginas, porque aunque el tema no se me ha ocurrido leyendo ningún blog (ni seguro que otros blogueros que ha escrito del tema se han copiado unos de otros), este tipo de entradas de “los 7 pecados capitales” está bastante visto. Sin embargo, tanto las relaciones de los pecados con los originales son desarrollo propio fruto de la experiencia, y es ahí donde radica el valor del contenido.

La ira: Malas respuestas a los trolls. Hay gente que disfruta con la confrontación y creando mal ambiente. Es lógico que nos dejemos llevar por la ira y la furia, pero recordemos que somos los responsables de la imagen de marca y ponernos a su nivel habla peor de nosotros que de ellos.

La gula: todas las Redes Sociales a todas horas en todos sitios. No todas las empresas necesitan las mismas redes sociales. Cuanto más visual sea tu producto o servicio, más necesitas redes dónde prime la imagen como pinterest o instagram (por ejemplo hoteles, empresas de senderismo, surf, tiendas de ropa…) sin embargo cuando ofreces servicios especializados, destacarte en Facebook, twitter o linkedin nos da una imagen más profesional (agobados, contables, empresas B2B…) Estar en todo es un desgaste de energía.

¡Espero que os haya interesado! ¿Cómo relacionaríais vosotros estos pecados con los errores del social media?