LA CREATIVIDAD

La creatividad es uno de los talentos  que más admiro de las personas. La creatividad influye en todos los aspectos de la vida desde la forma en que nos vestimos hasta en el modo en el que resolvemos los problemas de la vida cotidiana. La creatividad nos diferencia y nos hace especiales e insustituibles.

En el mundo de la comunicación, la creatividad es esencial. Sobre todo si nos dedicamos al marketing y la publicidad. Ya que lo que queremos conseguir es diferenciarnos de la competencia en un universo masificado de marcas que ofrecen prácticamente lo mismo.

Todos tenemos la capacidad de ser creativos, no es necesario que sepas pintar como Picasso ni componer como Mozart para desarrollar la imaginación.

Pero ¿Qué pasa cuando te falta la musa? Los escritores conocen muy bien el pánico al folio en blanco, la sensación de que nada te gusta ni te parece original.  Se dice que todo está inventado, y aunque pueda ser así (yo no estoy del todo de acuerdo), las asociaciones entre ideas son infinitas y son un mundo por explorar en el que cabemos todos.

En este post os quiero dejar unos cuantos consejos que he ido recopilando para fomentar la creatividad y he seguido a lo largo de los años:

  1. Pasear sin rumbo fijo por una zona tranquila: o hacer cosas rutinarias que no exijan demasiado esfuerzo mental. Libera a la mente de presiones y estímulos externos y que vuele hacia donde quiera, no te auto sabotees aunque te parezcan tonterías porque tu solo acabarás perfilando las ideas para darle más sentido.
  2. Estudiar qué hacen tus colegas, escuchar música, visita exposiciones artísticas, ir al teatro o al cine: Este caso es totalmente contrario al anterior, aquí lo que prima es tener la mente abierta para que entren cosas. Recuerda que has ido a trabajar, así que hazte preguntas: Qué historia se cuenta, cómo te hace sentir, cómo usa los recursos para expresarse, qué atmósfera se crea y que recursos físicos emplea… Te ayudará a aprender otras formas de comunicar y a lo mejor se te ocurre una manera de asociarlo a tu proyecto
  3. Sentarse a trabajar: Aunque siempre escuchamos que para concentrarse un ambiente despejado es lo mejor, también es de dominio público que los artistas tienen su propio orden. Rodéate de lo que más te inspire y enfréntate diariamente al folio en blanco, de esta manera no le tendrás ese pánico. Haz un brainstormig todos los días: vuelca en él ideas, conceptos, dibujos, frases que se te hayan ocurrido a lo largo del día… Trabaja en ello como si fuera tu idea definitiva
  4. Ve siempre con una libreta encima, incluso descansa con un papel y lápiz en la mesilla de noche: es muy probable que se te ocurran ideas de la nada.
  5. Pide ayuda en tu entorno: Es increíble el talento que tiene mucha gente y que se la guarda para ella por miedo al ridículo.

Obviamente todos tenemos nuestros trucos y cada uno hace lo que le viene mejor… ¿Y vosotros? ¿Cuál es vuestro truco?

Gracias por leer 😉