¿Estamos enganchados a las redes sociales?

Cada vez son más frecuentes las noticias relacionadas con el abuso –sobre todo en adolescentes- de las Redes Sociales, y en general de los teléfonos móviles. Los teléfonos compilan toda serie de utilidades: teléfono, calculadora, calendario, agenda, radio… y con acceso a internet en el móvil también podemos ver el correo electrónico, comprar online, comprobar nuestras cuentas de banco, mensajería instantánea… es decir, un aparato electrónico es capaz de soportar todo el peso de la vida moderna y como tal, se hace imprescindible en el día a día. Las nuevas aplicaciones móviles no sólo nos ponen en contacto con nuestros conocidos como en los orígenes del teléfono, también son una ventana al mundo que facilitan hasta extremos insospechados nuestros deseos y vanidades sociales: ser conocidos, reconocidos y admirados.

Esta necesidad de reconocimiento nos lleva a querer mostrar siempre lo mejor de nosotros mismos, a reflejar un estilo de vida que nos identifique y nos separe del resto o a representar el ideal de vida al que aspiramos, y lo acabamos adornando todo mediante filtros y artificios, olvidándonos de quienes somos realmente para ser considerados como nos gustaría.

La psicóloga María Dolors Mas en este post ya advierte de los trastornos que generan las redes sociales entre los que se encuentran: Trastornos obsesivo- compulsivo, depresión, ansiedad, trastornos de atención, trastorno de personalidad narcisista…

No siempre se llegan a estos extremos, pero es importante que seas consciente si el tiempo que pasas en internet revisando tus perfiles en Redes Sociales, es demasiado absorbente y te impide llevar una vida social plena. Preocúpate un poco si respondes afirmativamente a la mayoría de las siguientes cuestiones:

  • Lo primero que haces al levantarte es revisar tus redes sociales, comprobar tus nuevos seguidores y los likes que generaron tus últimas actualizaciones.
  • No sientes que hayas hecho algo divertido o agradable si no lo subes a Facebook.
  • Eres incapaz de estar una tarde entera sin revisar tus redes sociales.
  • Sientes ansiedad si no hay conexión a internet.
  • Te sientes frustrado cuando una foto o comentario no tiene los likes que esperabas.

Si piensas que de verdad tienes un problema serio, lo mejor es que acudas a un especialista que trate adicciones, yo no soy psicóloga y no puedo asesorar sobre el tema, pero si crees que puedes solucionarlo por ti mismo, puedes poner en práctica estos consejos que yo estoy llevando a la práctica:

  • Ser consciente de uno mismo, razonar el por qué estamos tanto tiempo conectados, de por qué necesitamos la aprobación de todo el mundo y analizarnos a nosotros mismos para averiguar cuál es el principal problema.
  • Desactivar las notificaciones. El pilotito que se enciende en el móvil en señal de notificación nueva puede distraer muchísimo en caso de estar haciendo otra cosa y nos obliga a atender el móvil, también genera la ansiedad de saber qué hay de nuevo, si lo desactivamos, desaparecerá la ansiedad que provoca la curiosidad.
  • Establecer un horario fijo para navegar tranquilamente por tus redes sociales sin remordimiento, puedes empezar a quitar minutos progresivamente.
  • No dormir con el móvil cerca de la cama, así evitarás caer en la tentación de mirarlo antes de acostarte y justo antes de levantarte, vuelve a usar un despertador normal.
  • Cuando quedes a tomar un café con algún amigo, desactiva la tarifa de datos. Tu teléfono sonará igualmente en caso de que te llamen, pero evitarás entrar en Facebook con la excusa de mirar la hora y empezarás a ser consciente de las veces que necesitas ver tu facebook.
  • Moderar la información que ofreces y compartes. No necesitas demostrar lo que vales y tu maravillosa vida a nadie. Quien te conoce lo sabe, quien te quiere no lo necesita y quien no te conoce no le importa.

Cómo he dicho antes, estos consejos no son el remedio de ningún trastorno, simplemente unas pautas coherentes para desintoxicarnos un poco de un hábito social que se está generalizando con el estilo de vida actual.

Y tú ¿Tienes algún truco para no dejarte llevar por las Redes Sociales?