¿Has buscado tu nombre en Google? No, no es por un motivo de vanidad… es una mera cuestión de seguridad. Como ya hemos mencionado al hablar sobre las empresas, que tú no estés en internet no quiere decir que no se hable de ti, es por eso que debemos ser conscientes de la imagen que damos tanto en el mundo on-line como el off line, sobre todo si trabajamos de cara al público.

Pero ¿Qué pasa si vemos algo que no nos gusta?  El 13 de mayo de 2014, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) hizo pública la sentencia comúnmente llamada “Derecho al olvido” que obligaba a Google y otros motores de búsqueda a borrar información sobre datos de particulares que circulaban sin su conocimiento.

Según La AEPD “El ‘derecho al olvido’ hace referencia al derecho a impedir la difusión de información personal a través de internet cuando su publicación no cumple los requisitos de adecuación y pertinencia previstos en la normativa. En concreto, incluye el derecho a limitar la difusión universal e indiscriminada de datos personales en los buscadores generales cuando la información es obsoleta o ya no tiene relevancia ni interés público, aunque la publicación original sea legítima.”

Pararle los pies a un gigante como Google no es un camino de rosas. Google accede a que puedas reclamar tu información, pero tendrás que jugar en su casa y bajo sus reglas, es decir, Google Spain es un mero  corresponsable al tratarse de una filiar y deja de hacerse responsable para dirigirte a  la matriz de Google en Estados Unidos, el verdadero responsable del tratamiento de datos.

A pesar de todo, La Agencia Estatal de Protección de Datos, nos recuerda que la forma para reclamar se mantiene intacta. Debemos rellenar el siguiente formulario. En caso de que Google desestime nuestra solicitud o su respuesta no nos satisfaga, podemos dirigirnos a la tutela de AEPD, ya que la ley española sigue aplicándose en cualquier caso.

Para interponer nuestra petición, no es necesario acudir antes al editor del contenido o el dueño de la página, sino que es suficiente con acudir a Google. Sin embargo, algo que tenemos que saber es que la reclamación que se haga frente al buscador, aún ganando el caso, no elimina la información del editor ni la página en sí, únicamente Google deja de indexarla para que deje de aparecer en los motores de búsqueda.

La AEPD estudia cada caso individualmente y puede rechazar también la demanda de derecho al olvido si entiende que su naturaleza es de interés para el público o por afecta a una figura pública.

Google y otros motores de búsqueda tendrán especial atención hacia el derecho de olvido de:

  • Información que afecta a personas anónimas
  • Menores de edad
  • Links que fomenten el odio hacia una persona
  • Datos referidos a información sensible: salud, sexualidad, creencias religiosas…
  • Fecha de la información
  • Si la información del link pone en riesgo a la persona

¿Cuándo se puede rechazar la consideración?  entre otros casos si:

  • Se trata información de una figura pública
  • El protagonista del link era conocedor y partícipe de la información subida
  • El estado es quien hace pública la información (por ejemplo el resultado el BOE)
  • La noticia tiene propósitos periodísticos
  • Si la información sobre la persona está basada en hechos probados.

Esta información la he traducido del siguiente enlace 

Ahora que sabes las claves del “Derecho a rectificación” en buscadores ya sabes que puedes reclamar tus derechos, siempre bajo una serie de condiciones. Sin embargo, en caso de tener dudas o tu caso sea muy particular, ponte en manos de profesionales que te asesoren y te recomienden la mejor forma de llegar a una solución.

Para más información os dejo esta web dedicada a este tema y que seguro que resuelve muchas de vuestras dudas

¡Espero que tengáis suerte!