Cuanto el tiempo es oro… ¡y tú ni te das cuenta de cómo lo pierdes!

Lo confieso, mea culpa, he hecho lo que prometí no hacer nunca, es más, lo que llevo desaconsejando desde que empecé con La Brújula Digital. He desatendido tanto el blog como el propio marketing de mi proyecto por perder el tiempo, atrapada en la vorágine del trabajo, distintos eventos, el desorden y por qué no confesar, también  la pereza.

¡Pero ya se acabó! La marca personal es algo fundamental para un profesional, sobre todo si es autónomo, así que me he creado un decálogo de principios para evitar perder el tiempo, para ganar en energía y productividad ¿Lo cumpliré? ¡Más me vale!

Apunta las ideas en una libretita de notas: Siempre tengo alguna idea que se me ocurren cuando estoy haciendo otras tareas: comiendo, viendo perfiles de cuentas grandes, en un trayecto de tren… muchas veces valen la pena y otras son una porquería, pero mejor valorarlas con tiempo a que se olviden en un cajón.

Dedica una horita los fines de semana a poner en orden esas ideas y si te da para un post ¡Ponte manos a la obra! Es mucho mejor escribir con la mente despejada que dedicarle una hora, que escribir tensa porque quieres estar haciendo otros trabajos.

via GIPHY

 

No trabajes con una fuente de distracción pegada a ti: Es muy fácil caer en Facebook cuando prácticamente estás todo el día pendiente de atender el de tus empresas, pero hay otras fuentes de distracción que roban tiempo como la televisión, el desorden, o mucha gente en tu casa u oficina… Si hay mucho jaleo fuera, lo mejor es dejar lo que estés haciendo y dedicarte a otras actividades que no requieran mucha concentración.

via GIPHY

 

Dedica 5 minutos antes de empezar el día a ordenar lo que tienes que hacer: lo urgente, lo importante y lo rutinario se entremezclan en un lío de cosas por hacer, resultado, cuando te acuerdas de lo urgente, dejas lo importante a la mitad, vuelves a lo rutinario y acabas dejando cosas importantes en el tintero. Atiende a tus actividades en función de lo que quieras, pero hazlo y termínalo antes de empezar cosas nuevas.

via GIPHY

 

Márcate un horario, comunícaselo a tus clientes y sólo rómpelo en caso de urgencia. Recuerda que trabajas para vivir y que hay muchas más actividades que puedes hacer en un día. Llevo sin ir al gimnasio media vida por acabar demasiado tarde por culpa de la mala organización y es en parte lo que me ha hecho reflexionar sobre el ritmo que llevo y sobre la necesidad de gestionar el tiempo.

via GIPHY

Cuida tus redes sociales tanto como la de tus clientes: Es normal dar prioridad a las redes de tus clientes antes que a las tuyas, pero no lo es tanto dejar días y días el Facebook sin actualizar (como me ha pasado a mi)

via GIPHY

Dedica al menos media hora al día en pensar cómo mejorar tus estrategias de comunicación. No te olvides de seguir captando clientes, de salir a la calle en su búsqueda si hace falta, pero acomodarse es un gran error que puede salir caro ¡Lo digo por experiencia!

via GIPHY

La formación es trabajo: No sé si os pasa como a mi, pero siempre que tengo tiempo para leer, lo invierto en libros de marketing, que está muy bien hacerlo, pero no hay que olvidar que el descanso debe ser importante para cualquier trabajador y que la formación debería contar como tiempo de estudio y no de descanso.

via GIPHY

 

En fin, todo esto lo voy a practicar conmigo porque he sido la primera en descuidar mi propia imagen de marca, si estáis en una situación parecida a la mía, me entenderéis y seguro que os dais cuenta de la necesidad de ponernos las pilas 😉

Así que tanto si tenéis una empresa como si simplemente queréis ser más productivos y que os cunda más el tiempo, podemos empezar juntos este proceso 😀

¿Se os ocurre otro consejo? ¡¡Dejadlo en comentarios porque lo seguiré seguro!!