Cómo asesinar tu negocio emprendedor paso a paso.

Goretti Noguer / Emprendedores  / Cómo asesinar tu negocio emprendedor paso a paso.

Cómo asesinar tu negocio emprendedor paso a paso.

…y 10 lecciones que sólo te da la experiencia

Este artículo es, probablemente el más personal que encontrarás en todo mi blog, pero que no te lleve a engaño, también será el más útil de todo el contenido presente y futuro que llegue a escribir. En este artículo se encuentra el santo grial, lo que nadie te explica, de lo que nadie quiere hablar, este artículo habla de fracaso y de decepción pero sobre todo de las claves que te llevan a ello. Es un regalo para ti que estás empezando con ilusión y todas las ganas.

Generalmente, cuando pretendes montar un negocio, acudes a lugares que te impulsan al emprendimiento, ya sea el Ayuntamiento, los servicios de la Junta de Andalucía, Cámaras de Comercio o la propia Universidad. Desde mi experiencia, estos son los lugares indicados para cualquier emprendedor, ya que no sólo vas a encontrar asesoramiento, también grandes profesionales que te ayudarán en todo el proceso. Te hablarán de cual es el camino al éxito… pero yo hoy te voy a hablar del camino que me llevó al cierre de mi primer proyecto empresarial.

via GIPHY

 

Te pongo en situación. Mujer joven que termina sus estudios universitarios, consigue algo de experiencia profesional y decide que si nadie la contrata, ella va a tomar la rienda de su vida profesional, por lo que se lanza ella sola como freelance a montar su propia agencia de marketing digital. Hasta aquí, nada parece una locura. Pero voy a ir desgranando los fallos que se cometieron en la gestión de la agencia y que me llevaron a querer dejarla:

  • No tuve claro mi valor añadido.

Conocerte a fondo como persona es la clave que te definirá como profesional. Seamos claros, los Community Manager florecen como churros. Cualquier persona con una cuenta en Facebook se cree con el conocimiento suficiente como para dominar esta función, y no sólo eso, muchas entidades dedicadas a orientar a desempleados, te ofrecen un curso de 20 horas para que en una semana seas todo un profesional de las redes sociales. Críticas a parte, en un mercado tan competitivo y saturado como es el del marketing digital, necesitas especializarte o destacar en algo. Mi gran error fue pasar como una profesional más, que lo mismo se dedicaba a la moda que al sector industrial y lo mismo te llevaba LinkedIn que Facebook. Descubre qué te gusta, porque seguramente será eso en lo que destaques, en lo que eres bueno y por lo que te preferirán a ti frente a la competencia.

 

Primera lección aprendida.

via GIPHY

  • No potencié mi marca personal

Para buscar nombre a mi empresa di mil vueltas, nada me gustaba, todo era obvio, hortera, cursi…. Y una vez me dijeron ¿Por qué no usas tu nombre? Mi respuesta fue: porque no quiero que me pongan cara.  Visto con el tiempo pasado pienso… WTF? Tú eres tu empresa y tu empresa eres tú. No te escondas bajo los éxitos o fracasos de un nombre comercial. Si tienes un negocio tu misma (o mismo) y quieres que te contraten a ti por tu talento, vas a tener que salir a que te conozcan y reconozcan. Humaniza tu marca y no tengas miedo a que vean que hay una persona real detrás de tanto esfuerzo, trabajo y formación, es más fácil conectar emocionalmente con una persona que con un logo.

Segunda lección aprendida

via GIPHY

 

  • Ofrecí una gran cartera de servicios

*Hola, me llamo Goretti y soy  McGiver* Algo así debí  creer el día que di por hecho que no sería buena profesional sino sabía de todo. Cualquier persona que llegaba a mi despacho y se interesaba en cualquier campo del marketing digital, yo le decía que lo podía hacer y si algo no lo sabía, lo estudiaba y lo aprendía aunque me dieran las 3 de la mañana. Hasta que llegó la ansiedad y la sensación que no era buena en nada. Hoy sé que externalizar servicios es de sabios, que el marketing digital es un campo enooorme y que aunque tener una idea general de todo es esencial a nivel profesional, no puedes ser experto en todos los infinitos campos del marketing. Reconozco que esta situación me hizo aprender muchísimo sobre SEO, Gestión de redes, estategias de Marketing… pero ni de broma aceptaría trabajar en campos que no domino especialmente como es el SEM.

Tercera lección aprendida

via GIPHY

 

  • Fijé precios demasiado bajos

Esto es de primero de administración de empresas, pero claro, si te fallan los puntos anteriores, si no sabes en qué eres buena y encima acabas de empezar, tendrás que competir en precios. ERROR FATAL. Cuando fijas un precio demasiado bajo, los clientes piensan que tu servicio no tiene valor y empezarán a presionarte como una marioneta y a infravalorar tus servicios. Por defecto, tú también empezarás a infravalorarte como profesional. Entramos en un círculo vicioso en el que ni tú crees en lo que haces, por lo que tus precios jamás remontarán.

Piénsalo detenidamente: compras un collar de plata por 100 euros y al día siguiente otro igual por 30 euros. Apuesto a que el primer collar lo lucirás como una joya, presumirás de él e incluso lo defenderás si a alguien no le gusta, el segundo probablemente ni te acuerdes de dónde lo pusiste la noche anterior. ¡Sorpresa!, El coste de ambos son 10 euros, la diferencia radica en que el valor que le ha dado el vendedor,  ha llegado a influir en la percepción de calidad del cliente. Conclusión, no te vendas como una baratija cuando tus servicios están al nivel de otros ya consolidados.

Mi recomendación es que compitas en precio sólo cuando domines el mercado y en periodos definidos como campañas concretas.

Cuarta lección aprendida

via GIPHY

  • No marqué horarios de trabajo

Muchos pensarán que los autónomos no tienen horarios de trabajo, créeme, no es una ventaja… de hecho ¡Es el mal! Ya dije que, perfectamente, yo podría encontrarme a las 3  de la madrugada en mi pijama de franela aprendiendo a migrar una página web. Si no quieres acabar completamente quemada, pensando que quieres empezar a vivir de una vez, márcate un horario de trabajo, si quieres morir de 18 horas diarias me vale, pero fuera de ese espacio de trabajo, como diría la Pantoja ¡Cómprate una vida!

Escucharás a muchos autónomos presumir de que no tienen vida, en serio, no ríen, es un lamento camuflado. Tu calidad como profesional no se cuenta en horas trabajadas, sino en productividad. Ahora hablo como cliente, no me vas a impresionar por trabajar un domingo por la tarde para llegar a tiempo a una entrega, de hecho, me preguntaré ¿Por qué no le dedicaste más tiempo antes?

Quinta lección aprendida

via GIPHY

  • No hice contratos de servicios bien definidos

Aquí otro de mis graves problemas administrativos. No establecer un contrato de servicios en condiciones es firmar tu sentencia de esclavitud. ASÍ. REAL. En el campo creativo esto puede ser un verdadero problema. En mi experiencia el cliente no busca un profesional valiente y creativo… busca alguien que sepa hacer decentemente lo que ellos tienen en su cabeza, (¡cuando saben exactamente qué es lo que tienen en su cabeza!). Te piden un diseño «simple, una tontería! y cuando te has dado cuenta, ya le has tenido que hacer 10 cambios y has consumido las 3 cuartas partes de tu día en cambios tontos -que te llevan horas realizar-.

Define en un contrato cuánto cuesta tu hora de trabajo, el precio y la forma de pago, cuantos cambios estás dispuesto a realizar, cuánto tiempo te lleva hacerlo, los horarios de atención al cliente y las consecuencias de no tenerlo a tiempo. Establece precios, cómo se debe hacer el ingreso, qué pasa si no hay ingreso en el tiempo establecido… En serio, nos da vergüenza hablar de dinero, cuando es tu razón de existir como empresa.

Yo a veces no tenía ningún tipo de contrato establecido más que la factura, pero corramos un tupido velo…

Sexta lección aprendida

via GIPHY

  • No salí a la calle a buscar clientes

Un negocio digital debe confiar en su estrategia digital para sobrevivir… En serio, hay formas de cargarse un negocio y luego está este planteamiento. No, no y no. Obviamente me llegaban clientes de esta forma, pero no puedo ni imaginar las oportunidades que perdí por no dedicarle tiempo a salir y enfrentarme cara a cara con potenciales clientes. Miedo al rechazo, miedo a perder el tiempo, miedo a pasar frío… a saber. Si tengo que poner en un top 3 las causas que llevaron a mi negocio a la muerte, este motivo sería el 1 o el 2.

Séptima lección aprendida

via GIPHY

  • No establecí sinergias, sino dependencias abusivas

Una de las consecuencias de ser un novato, es dejarse obnubilar por personas con más edad o experiencia. Cuidado con convertirse en “marca blanca” para otra empresa, cuidado con firmar algo que no te ponga a la altura de la otra empresa y sobre todo cuidado con los contratos en los que pareces que tú sales ganando, porque en el 90% ocultan algo.

Octava lección aprendida

via GIPHY

  • No tuve claro el camino qué seguir

Después de un tiempo como autónoma, acabé por desenamorarme de mi proyecto. Demasiadas lecciones de golpe aprendidas en un corto periodo de tiempo. No las vi como el regalo que fueron, las vi como una paliza en toda regla. Como consecuencia empecé a tontear con la idea de contratos por cuenta ajena. Dejé de buscar clientes para buscar ofertas. Al final, no me costó encontrar uno y dejé abandonado a mi proyecto, mi antiguo amor.

Novena lección aprendida

via GIPHY

 

 

Como veis, muchos de los errores están interconectados y puede que todo se concentrara en el problema de no creer en uno mismo. En serio, después de tanto aprendido, os doy un consejo desde la humildad de quien se ha desnudado frente a la audiencia: CREED EN VOSOTROS MISMOS. Cuando crees en ti, pasan cosas maravillosas, como por ejemplo, crees ciegamente en lo que haces. Esa fe se refleja en la forma en la que te expresas, la forma en la que hablas, generarás confianza y los clientes confiarán en ti y te valorarán como gran profesional.

Décima lección aprendida.

via GIPHY

Cuando hablas de “fracaso”, mucha gente piensa que lo haces desde el dolor y desde un lugar oscuro y resentido… Nada más lejos de la realidad. No puedo estar más agradecida por vivir y pasar por esta experiencia única. Yo no fracasé, lo hizo mi negocio.

Soy una mejor profesional, sé más cosas y tengo más valor porque he aprendido del acierto y del error. Si vuelvo como Agencia de Marketing Digital, lo haré todo de forma más inteligente. Si me contratan como trabajadora, seré más profesional, más autónoma y más experimentada.

En definitiva, haced caso a los que os animan a seguir adelante con vuestro proyecto, escuchad con entusiasmo a los motivados que prometen ser los nuevos Steve Jobs, pero escuchad con el mismo entusiasmo a los que brillan con una luz diferente, al del bar de la esquina de tu barrio que lleva toda la vida trabajando, a tu vecina del quinto que hace tocados y los vende por internet, al que tuvo que cerrar el kiosko de la calle paralela. Esta gente lidia cada día con las leyes españolas y clientes con mentalidad similar a los tuyos. Su experiencia te va a ser más útil.

 

¡¡GRACIAS POR ESCUCHAR MI EXPERIENCIA!!

¡Hola! Me llamo Goretti y soy especialista en Comunicación y Marketing digital en Cádiz. Mi función es ayudar a las empresas a mandar el mensaje adecuado a las personas indicadas para mejorar su imagen de marca y atraer nuevos clientes ¿Necesitas ayuda? ¡Contacta conmigo!

Follow:
No Comments
Post a Comment