Black Hat SEO

Hoy me gustaría hablarles de Black hat SEO. Si alguien desconoce su significado, podríamos decir que se trata de la magia negra del SEO. El Black hat SEO consiste en realizar pequeños trucos técnicos para engañar a los buscadores y mejorar el posicionamiento natural de manera rápida y en la mayoría de ocasiones injusta para la competencia.

Antes que nada, decir que el Black hat no es ni ilegal, ni denunciable ni delito en absoluto, simplemente una serie de prácticas que Google considera trampa y que por ello penaliza bajando puestos en el buscador. Tampoco es que debamos considerar delincuentes ni malos profesionales a los que lo hacen, simplemente es una cuestión personal.

Como todo buen friki debería saber, en Hogwarts, el colegio del universo Harry Potter, también se impartía la asignatura de Defensa contra las artes oscuras, es decir, todo buen mago, por muy blanco que sea, debe conocer cómo funciona la magia oscura, primero para defenderse contra ella y segundo para no caer en ella por error.

En este post os hablaré de algunas técnicas de black hat SEO, pero también de sus consecuencias.

Aquí os dejo algunas prácticas del BHS:

Texto oculto

Escribe para Google y no para los usuarios escondiendo el texto a la vista, pero no para los boots, de manera que Google interprete que el texto está repleto de palabras clave. También se pueden poner en oculto links como intercambio a otras webs.

Comentarios Spam

Gana enlaces a tu web a través de links en comentarios masivos generados por programas.

Cloacking

Consiste en generar 2 tipos de contenidos, uno para los usuarios y otro para los buscadores. Mientras Google recibe un tipo de contenido totalmente optimizado, los usuarios ven una página en flash

Comprar dominios caducados

La idea es redirigir dominios caducados a nuestra web aprovechando su autoridad. El objetivo es mejorar el PageRank aprovechando la autoridad en Google de las viejas páginas.

Comprar enlaces

Es la técnica más conocida y seguramente la más usada. Al final esas webs que resultan ser granjas de enlaces, son las más investigadas por Google.

Como veis, la estrategia es sencilla. Yo nunca he hecho este tipo de prácticas, ni con mi propia página ni con la de ningún cliente, primero porque no me sentiría cómoda explicándoles que estoy haciendo trampas a Google y segundo (cobardía pura) por miedo a la penalización de Google.

¿En qué consiste la penalización? Ni más ni menos que el anti-SEO. Es decir Google te relega a los últimos puestos del buscador y en ocasiones puede hasta borrar tu página de la lista de resultados. Esto se traduce en graves pérdidas económicas para la empresa.

Tú decides, desde luego nos podemos encontrar grandes profesionales defensores del BHS y profesionales en contra.

Y vosotros… ¿A favor o en contra?